logotipo

NOTICIAS

La industria apuesta 50.000 millones al coche eléctrico, pero varias marcas ponen reparos

14 de septiembre de 2017

- Las marcas lucen sus estrategias de electromovilidad en el Salón del Automóvil de Fráncfort

- PSA, Daimler y VW, entre otras, expresan sus dudas por una tecnología aún con escasa rentabilidad

El lunes, fue el grupo Volkswagen el que anunció que invertirá 20.000 millones de euros en el desarrollo de sus vehículos eléctricos de aquí a 2030, más un presupuesto para la compra de baterías de carga de estos vehículos de más de 50.000 millones. No ha sido la primera ni será la última en sacar a la palestra sus brillantes planes de cara a la movilidad del futuro. Daimler, la propietaria de Mercedes Benz y smart, ya aseguró que dedicará 10.000 millones a esta electrificación de sus modelos y justo el lunes confirmó que todos los modelos de Mercedes Benz tendrán una versión eléctrica o híbrida en 2022.

BMW no ha comunicado cifras exactas pero la inversión en el Mini eléctrico, que llegará en 2019, ya apunta a necesitar “decenas de millones de libras”.Es solo uno, cuando la automovilística ha anunciado que tendrá 25 modelos electrificados en 2025 y producción en masa de vehículos eléctricos en 2020, tal y como anunció su presidente Harald Krueguer este martes en el Salón del Automóvil de Fráncfort (IAA, por sus siglas en inglés). Ford dedicará 4.500 millones; Renault-Nissan ya invirtieron 4.000 millones y esperan “subir las inversiones”. La suma es inacabable. 

Y ha sido el Salón del Automóvil de Fráncfort (IAA, por sus siglas en inglés) el escenario elegido para la primera avalancha de modelos eléctricos. O, mejor dicho, de anuncios y de prototipos porque no se habla de otra cosa ni de otra tecnología. Ni siquiera la conducción autónoma, otro de los pilares de la movilidad del futuro, concentra la conversación entre los directivos más importantes de la industria europea y mundial de la automoción.

Los proyectos llenan los stands. BMW presenta en el salón los concept de los próximos BMW Z4 y X7 (híbrido enchufable), el Mercedes EQ A Concept (eléctrico), el Mini Electric Concept, el Honda CR-V Hybrid o el primer híbrido enchufable de Opel, el Grandland X.

Sin embargo, mientras las marcas sacan a la palestra sus grandes planes en electromovilidad, también hacen una advertencia. Estos vehículos llegarán al mercado a partir de 2020 y, mientras tanto e incluso después de esta fecha, los combustibles fósiles tienen su papel. “Las ventas de hoy son las inversiones de mañana”, señaló el presidente del grupo Volkswagen, Mathias Mueller.

Financiar estas innovaciones no es nada fácil, pese a las ventas, a tenor de las declaraciones de Dieter Zetsche, presidente de Daimler, que aseguró que, de entrada, “los vehículos eléctricos son la mitad de rentables que los automóviles convencionales”. La compañía está diseñando un plan para externalizar el desarrollo de componentes para sus vehículos y se ha colocado un objetivo de recortar costes en 4.000 millones de euros hasta 2015 para financiar estos desarrollos.

Los directivos además, no se cansan de recalcar que, en los retos para mejorar la calidad del aire, “los motores diésel actuales no son el problema”, tal y como explicó Mueller que señaló que emiten 10 veces menos que los motores de hace 10 años. “Hay que diseñar la movilidad del futuro de manera rentable y sostenible”, señaló Mueller.

Más allá incluso ha ido en sus declaraciones el presidente del grupo PSA, Carlos Tavares en un encuentro con la prensa en el IAA, que afirmó que “ahora se ha impuesto la tecnología eléctrica por parte de los Gobiernos y cualquier otra tecnología que se quiera impulsar esta fuera del mercado”. “Si la tecnología no logra el respaldo en ventas, entonces todos, la industria, sus trabajadores y los Gobiernos, tenemos un problema”, avisó. Y aún quiso dejar un mensaje a los reguladores que están decidiendo ya “acabar con el diésel a medio plazo”.

“Si dentro de 10 años, hay algún problema con la movilidad eléctrica en términos de seguridad, medioambientales o de rentabilidad, la responsabilidad no va a ser de las marcas, que cumplimos lo que nos piden. Va a ser de los reguladores que lo impusieron”, afirmó. Tavares aludió a Francia y a Reino Unido, que ya han puesto fecha al fin del diésel en sus carreteras, 2040.

Pero además, China está estudiando prohibir los combustibles fósiles para la automoción. De ocurrir, cierra la puerta a estos motores al segundo mercado automovilístico mundial. La propia canciller alemana, Angela Merkel, avisó este fin de semana que “no se puede demonizar al diésel, del que dependen fábricas y empleos” en Alemania y en toda Europa. La transición ha de ser progresiva, afirma el sector, toda vez que los grandes lanzamientos del sector son todocaminos, grandes vehículos que dependen del diésel para cumplir los objetivos medioambientales europeos y que acaparan ya el 30% de las matriculaciones europeas.

El cambio era progresivo, incluso demasiado lento, hasta que saltó el escándalo de la manipulación de las emisiones contaminantes de vehículos con motores diésel. El conocido como dieselgate se hizo público durante el Salón del Automóvil de Fráncfort de hace dos años (la cita es bienal y se turna con París). Su larga sombra planea sobre la reputación de las automovilísticas y puede llevarse por delante la industria del diésel.

Seat pujará por producción eléctrica para Martorell

La fábrica de Seat en Martorell no fabricará los primeros modelos eléctricos de la enseña, que estarán en el mercado “a partir de 2019”, afirmó el presidente de la compañía Luca de Meo, en un encuentro con la prensa en el Salón del Automóvil de Fráncfort. Sin embargo, el directivo aseguró que está “muy comprometido en pujar para traer tecnología y producción eléctrica a la planta de Martorell porque no queremos que se quede anclada en los combustibles fósiles”, aseguró, si bien matizó que estos motores “tienen todavía mucho recorrido en el mercado”.

De Meo aclaró que Seat no tiene volúmenes suficiente s de producción que justifique una inversión de estas características. Señalo que el Grupo Volkswagen concentrará en una o dos plantas la producción de los vehículos eléctricos.

Sobre el nivel de producción actual en la planta de Martorell, De Meo aseguró que la instalación ya trabaja al 90% de la capacidad efectiva con la plantilla que hay actualmente, con lo que se ha mostrado tranquilo respecto al futuro de la planta. ”Aunque nunca dejamos de buscar nuevas adjudicaciones de cara al futuro”, remarcó.

De Meo se mostró muy optimista sobre las ventas del nuevo Seat Arona, el primer todocamino compacto de la marca que se presenta por primera vez en el Salón.Este modelo se fabricará en Martorell, en la misma línea de producción del Ibiza, lo que permite “mucha flexibilidad de cara a ajustar la producción con la demanda”. En caso de que se superen las previsiones como ha pasado con el Ateca, la planta de Martorell está preparada para aumentar la producción.

De Meo señaló que, cuando estén al mercado los tres todocaminos de la marca, éstos supondrán entre un 35% y un 40% del total de las ventas de Seat. Falta el más grande, que saldrá a la venta el año que viene.

Renault,  entre las tres marcas más vendidas en España

La marca automovilística francesa Renault prevé cerrar el presente ejercicio entre las tres enseñas más vendidas en el segmento de turismos y como líder en el conjunto del mercado nacional, contabilizando turismos y vehículos comerciales, según indicó el director general de Renault Iberia, Iván Segal. Segal, que hizo estas declaraciones en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt, apuntó que, a pesar de que la marca cerró 2016 como líder en turismos, este año será “complicado” repetir, puesto que Seat se encuentra a mucha distancia, aunque indicó que sí que luchará por entrar en el ‘top 3’, en pugna con Opel y Volkswagen. El directivo afirmó que, para este año, su red de distribución debería lograr una rentabilidad sobre facturación de entre el 1,6% y el 1,7%.

Jaguar alerta del incremento de las automatriculaciones

El presidente y consejero delegado de Jaguar Land Rover en España y Portugal, Luis Antonio Ruíz, afirmó que el volumen de las matriculaciones ‘tácticas’ ha aumentado en el mercado español desde que finalizara la crisis económica y tras el punto y final del Plan PIVE, animado por la recuperación del mercado y para alcanzar los objetivos comerciales establecidos por las marcas cuando estaba en vigor el Plan PIVE, según declaraciones a EP en el Salón de Francfort. En cuanto a las marcas Jaguar y Land Rover,para este año, la previsión del presidente es alcanzar unas entregas de unas 4.000 unidades de Jaguar en España, un 11% más, y de 11.000 unidades de Land Rover, con un crecimiento del 1,8%

PSA ve “diferencias amplias de productividad” con las plantas de Opel

El presidente de PSA, Carlos Tavares, aseguró ayer en un encuentro con la prensa en el Salón del Automóvil, que “hay mucha diferencia entre los niveles de productividad de las plantas francesas de PSA y las de Opel”. El presidente, que solo ha visitado las fábricas de Opel de Zaragoza y Russelheim, afirmó que “la plantila está muy comprometida para arreglar estas diferencias”, aunque las estrategias que se van a llevar a cabo dependen mucho de cada planta y “se presentarán a principios de noviembre, cuando se haga público el plan de viabilidad de Opel”. De nuevo, el presidente destacó que “nadie debe temer por sus empleos” si se cumplen los estándares de eficacia, rentabilidad y productividad marcados por la ahora matriz francesa de Opel.

+ Información: cincodias.elpais.com