logotipo

NOTICIAS

El motor pide que no se excluya al diésel de las ayudas para comprar coche

23 de septiembre de 2017

- Afirman que se necesitan todas las tecnologías de bajas emisiones

- El Gobierno planea dedicar 50 millones de euros a estímulos a la compra de vehículos

Plan PIVE, Plan MOVEA, Plan de Movilidad Eficiente o Plan REDUCE. Se llame como se llame, los nuevos estímulos que el Gobierno tiene previsto aprobar destinados a la renovación del parque tienen que tener en cuenta todas las tecnologías bajas en emisiones y no solo impulsar el vehículo alternativo.

Así se lo han solicitado al Ejecutivo desde el Foro de Diálogo Sectorial de Alto Nivel de la Industria de la Automoción, que está conformada por la patronal de fabricantes Anfac, la de componentes Sernauto junto a UGT y CCOO.

El Foro ha remitido una carta al ministro de Energía, Álvaro Nadal, en la que propone a la Administración una iniciativa llamada REDUCE, “innovadora y más exigente”, tal y como explicó Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de Anfac, a Cinco Días.

La propuesta de la industria pretende integrar en el mismo plan “el apoyo a la renovación del parque con automóviles de bajas emisiones y motores Euro6, el impulso al vehículo eléctrico y el fomento de las infraestructuras de recarga”, una aproximación “más exigente que los anteriores planes PIVE y que es pionera en Europa”, aseguró Armero.

El sector sale al paso así de varias informaciones y declaraciones desde la Administración que parecían decantarse por apoyar solo al vehículo eléctrico con este nuevo plan o sólo a las infraestructuras de recarga.De hecho, el secretario de Estado de Energía, Daniel Navía, afirmó el pasado 6 de septiembre que “la intención del Gobierno es potenciar la infraestructura de recarga de vehículos alternativos, así como la investigación y la creación de startups” españolas en este área, por encima del automóvil en sí, al ser “el uso más eficiente que podemos hacer ahora”.

En este sentido, Armero recalcó que “hay que hacer compatibles” las tres patas que sustentarían el nuevo plan de estímulo a la renovación del parque, las tecnologías de bajas emisiones, el vehículo alternativo y el desarrollo de infraestructuras.

A la hora de hacer compatibles todas las vertientes de este plan, lo que es más importante de definir es cómo se van a repartir los 50 millones. Fuentes del sector señalan que, al agotarse los fondos del Plan MOVEA en solo 48 horas, los responsables de Energía han valorado seguir estimulando esta demanda en alza dedicando todo el presupuesto a estos vehículos alternativos.

Hace unas semanas, la secretaria general de Industria, Begoña Cristeto, señalaba que su departamento está peleando para que se repartan los fondos al menos al 50% entre las dos tecnologías.

“Esto no es un cambio radical ni una mudanza de una tecnología a otra. Hay que realizar una transición hacia el nuevo modelo de movilidad más sostenible de una manera que resulte inteligente y rentable para un país como España, un gran productor de vehículos de gasolina y diésel y sus componentes”, afirmó.

Armero destacó que “todos los partidos políticos apoyan esta renovación del parque con tecnologías más eficientes”. Así, el Plan de Calidad del Aire de Madrid llamado plan A establece medidas para la renovación del parque y en el de Barcelona, se entiende que “los vehículos nuevos de gasolina y diesel presentan un 77% menos de emisiones de NOx y un 92% menos de partículas”.

+ Información: cincodias.elpais.com