logotipo

NOTICIAS

Las automovilísticas, lejos de cumplir los objetivos de CO2 europeos para 2021

9 de octubre de 2017

- Enfrentan multas cercanas a los 1.000 millones de euros

- Volvo, Toyota y Renault-Nissan ya alcanzan los estándares ‘limpios’

El año 2021 se acerca, ese en el que el conjunto de la flota de vehículos de cada automovilística tendrá que emitir menos de 95 gramos de CO2 por kilómetro recorrido. Y según el estudio anual de la consultora especializada PA Consulting, solo tres automovilísticas tienen ya bastante claro que conseguirán este objetivo en tiempo y forma.

Son Volvo, Toyota y Nissan cumplirían dentro de cuatro años, según las estimaciones de la consultora en su estudio El reto de las emisiones de CO2: algunas automovilísticas ya van tarde en la carrera hacia 2021.

Por el contrario, otras seis de los más grandes fabricantes de coches del mundo no conseguirían, a tenor de las cifras registradas en 2016 y las previsiones a futuro, reducir lo suficiente la contaminación por CO2 de su flota como para cumplir estas metas.

Las posibles incumplidoras, de acuerdo con el informe, son el grupo Volkswagen, Fiat Chrysler, PSA, BMW, Ford y Hyundai-Kia. Daimler es la única que, incumpliendo los objetivos según las previsiones a día de hoy, podría salvarse de la quema porque sus planes de nuevos lanzamientos reducen mucho su carga de CO2. Pero todas ellas, de ser cierta esta expectativa negativa, enfrentan multas de 95 euros por cada gramo por encima del límite y por vehículo.

Así, la sanción más elevada se la llevaría Volkswagen, por ser la primera automovilística por volumen tanto en Europa como el mundo. El cálculo aproximado de la consultora, también según estimaciones de venta, supone que la automovilística se enfrentaría a unos 1.360 millones de euros de multa por fallar a su objetivo en cuatro gramos de CO2 por kilómetro.

No todos los vehículos tienen que alcanzar la meta genérica de 95 gramos de CO2 sino que se pondera en función del tamaño y el tipo de flota de cada automovilística, para que hagan una significativa reducción de sus emisiones. En concreto, el objetivo de Volkswagen, según recoge la PA, es de 96,3 gramos de CO2 pero se quedará en una media de 100,3 gramos de CO2.

Fiat, cuyo desfase es mayor (10 gramos de C02), tendría una multa de 950 millones de euros porque sus ventas son significativamente inferiores. Por su parte, PSA tendría que pagar 786,7 millones de euros; BMW tendría una sanción de 430 millones y Ford, 307 millones.

“Las automovilísticas van hacer absolutamente todo lo que esté en su mano para evitar estas multas. Es su prioridad número uno”, asegura Thomas Goettle, analista responsable de Automoción en PA Consulting. Además, después del escándalo del dieselgate, un incumplimiento es un “golpe a su reputación que no se pueden permitir”, asegura.

Sin embargo, y pese a que todas las compañías ya están incluyendo en sus lanzamientos una cartera importante de productos híbridos y eléctricos, “al principio estos productos tienen un impacto muy limitado en las ventas”. “Es muy difícil que estos nuevos vehículos consigan una reducción significativa de las emisiones del conjunto de la flota para que no haya multa”, afirma.

Sin embargo, ya ha ocurrido. La decisión de Volvo de no vender motores de combustión a partir de 2019 y diseñar todos sus vehículos como modelos híbridos y eléctricos ha dado la vuelta a la situación medioambiental de la compañía. Ahora, cumple con 30 gramos de CO2 por encima del objetivo.

+ Información: cincodias.elpais.com