logotipo

NOTICIAS

El grupo chino Geely redobla su apuesta por Volvo con la división de camiones

30 de diciembre de 2017

- La empresa, ya dueña de la marca de coches sueca, adquiere el 8,2% del fabricante de camiones

El fabricante de automóviles chino Zhejiang Geely anunció este miércoles la compra del 8,2% de AB Volvo, el segundo fabricante de camiones del mundo. La compañía china, que también es dueña de la división de coches de la marca de origen sueco, se convertirá en el primer accionista del grupo, aunque no contará con la mayoría de los derechos de voto. Teniendo en cuenta la cotización bursátil de Volvo, se estima que el valor de la transacción asciende a unos 2.700 millones de euros.

"Estamos encantados de ser el mayor poseedor de capital de una empresa que muchos consideran líder mundial en aspectos como el desarrollo, la fabricación y las ventas de vehículos comerciales", aseguró el presidente de Geely, Li Shufu, en un comunicado emitido por la empresa. El hólding chino se hará con el paquete accionarial que estaba en manos de Cevian Capital, una firma de inversión sueca. La mayoría del poder de voto seguirá en manos de Industrivarden, fondo de inversión también del país escandinavo, a pesar de poseer menos capital.

El grupo Volvo, como muchas otras firmas de automóviles, decidió separar hace prácticamente dos décadas su negocio de coches y el de vehículos industriales. El primero lo adquirió Ford, pero en el año 2010 pasó a manos de Geely, uno de los pocos grandes fabricantes en el gigante asiático cuya propiedad no es estatal. La compañía china invirtió hasta 9.000 millones de euros en la marca sueca, entonces en horas bajas, y logró un éxito indiscutible en su implantación en el mercado del gigante asiático y una recuperación de las ventas e imagen a nivel global. Volvo vendió el año pasado 534.000 vehículos, un récord histórico, de los cuales casi 91.000 en China.

Geely ha asegurado que no está en sus planes reunificar las divisiones de coches y automóviles, pero pretende abrir el mercado chino a los camiones de la marca de la misma manera que lo hizo con los coches. Con esta operación, el fabricante chino espera además sumar esfuerzos en el desarrollo de vehículos eléctricos -tanto Volvo como Geely anunciaron que a partir de 2019 no presentarán ningún modelo nuevo propulsado por gasolina o diésel- o de los coches autónomos, dos áreas en las que los fabricantes chinos, apoyados por el Gobierno, están invirtiendo miles de millones de euros.

Como ya pasó con la división de coches, Li ha sugerido que no habrá cambios significativos en la dirección de AB Volvo y que la toma de decisiones estratégicas seguirá en Suecia: "Continuaremos apoyando al Consejo de Administración y a la dirección de Volvo", dice el comunicado.

+ Información: elpais.com