logotipo

NOTICIAS

Equivalencia Bombillas LED

4 de enero de 2018

Dado que, la mayoría de las bombillas del tipo incandescentes son cosa del pasado, hoy en día para iluminar sus hogares, los consumidores deben elegir entre las LED (diodo emisor de luz), las bombillas halógenas y los CFL (fluorescentes compactos). ¿Cómo elegir la mejor opción?

Las bombillas LED

Las LEDs constituyen la opción más eficiente y la más duradera, aunque también son las que tienen un mayor costo inicial. La gran ventaja de las bombillas LED es que producen luz de alta calidad y con un aspecto muy natural, además de resultar muy versátiles y ser aplicables a todos los espacios.

Bombillas CFL y halógenas

Existen otras opciones que, si bien tienen costos más bajos que los de las LEDs, consumen una mayor cantidad de electricidad y tienen una vida útil más corta. Las bombillas halógenas son técnicamente incandescentes, pero al igual que los fluorescentes compactos o CFL, resultan mucho más eficientes, que las bombillas tradicionales.

El advenimiento del lumen

El brillo de una bombilla incandescente se medía en vatios, por lo que, para obtener un mayor grado de iluminación, hacía falta elegir una bombilla de gran potencia. Con los nuevos tipos de luminarias, dicho criterio ha variado, puesto que, ahora se mide el brillo de una bombilla en lúmenes y no en la potencia que esta consume.

El lumen es la unidad que se emplea, para expresar cuánta cantidad de luz es capaz de generar una sola bombilla. Ante la falta de unificación de criterios por parte de los fabricantes, se suele emplear una fórmula matemática, que permite saber cuál es la cantidad de lúmenes que tiene una LED y que resulta de multiplicar el número de vatios por 70 (cifra convencional).

LEDs versus halógenas

Si se comparan las bombillas halógenas de interior con su equivalente en LEDs, (ambas llevan las mismas combinaciones de letras y números convencionales), se puede concluir que, emplear las LED del tipo GX5 y GU10, generan un 80% de ahorro, las G4 un 60% y las G9 un 90%.

En cuanto a las luminarias que se usan en exteriores, en general se obtiene entre el 60 y el 80% de ahorro, si se emplean los símiles de LED, en vez de los proyectores y farolas de halógenos, por lo que la inversión en LEDs será mucho más rentable.

Las LED al poder

Tras hacer varias comparativas, la opción de las LEDs es la más redituable. Tienen hasta 40.000 horas de vida útil (calculando un uso anual de 4000 horas ello equivale a 10 años), con lo cual se reducen significativamente los costos de reposición, por lo que, si bien pueden resultar más caras, su precio se amortizará con rapidez, gracias al ahorro en la factura de la luz.

+ Información: ecoticias.com