logotipo

NOTICIAS

CES 2018: llegan las teles enrollables y los coches con reconocimiento facial

11 de enero de 2018

- LG lanza su propia plataforma de inteligencia artificial DeepThinQ

- La ‘startup’ china Byton revela su primer vehículo para batallar con Tesla

Arranca el CES de Las Vegas, la primera gran cita tecnológica de 2018. Un evento al que acudirán más de 180.000 personas dispuestas a ver las tendencias tecnológicas que marcarán el año. Los coches autónomos, los televisores 8K y los altavoces inteligentes y los asistentes virtuales, como parte del hogar digital, acapararán gran parte de los titulares, pues se espera que los grandes anuncios relacionados con el móvil se dejen para el Mobile World Congress, que se celebrará el próximo mes en Barcelona.

Modulares, enrollables y 8K

Los televisores han vuelto a protagonizar algunos de los anuncios más sonados en la primera jornada del CES. Samsung presumió ayer de The Wall, un televisor modular de 146 pulgadas que estrena la nueva tecnología autoemisora de luz MicroLED, una alternativa superior al OLED, según defendió la compañía, "porque ofrece unos niveles de negro increíbles y un brillo y una gama de colores excepcional". El equipo, aclaró Samsung, no lleva bisel y puede adoptar cualquier forma y tamaño (incluso cubrir una pared), debido a que la pantalla está compuesta en realidad por muchos módulos más pequeños que se pueden organizar para formar tamaños de televisor inusuales. La tecnología MicroLED elimina la necesidad de emplear filtros de color o paneles de retroiluminación, lo que debe mejorar la experiencia de visualización. La batalla entre Samsung y sus rivales, que han preferido apostar por las pantallas OLED, está servida. Los analistas han advertido de la dificultad de fabricar este nuevo televisor MicroLED, que probablemente será muy costoso, porque los LED deben ser colocados individualmente y hay muchísimos por pantalla. Samsung no avanzó qué precio tendrá su invento y cuándo lo lanzará comercialmente.

El gigante surcoreano también presentó un televisor QLED con tecnología 8K, que será lanzado internacionalmente; primero en Corea y EEUU, durante la segunda mitad de 2018. El dispositivo emplea la inteligencia artificial (IA) para escalar contenido disponible en definición estándar a la resolución 8K. Para ello utiliza un algoritmo que ajusta automáticamente la resolución de la pantalla a las propiedades de cada escena. 

LG, por su parte, también presentó el primer televisor OLED enrollable de 65 pulgadas con resolución de ultra alta definición. La pantalla se puede enrollar como si fuera papel y desaparece en una caja donde se guarda cuando no se está usando. Esta misma caja, que hace de base de la televisión, incluye toda la electrónica que hace funcionar al equipo, y permite mover el dispositivo fácilmente de una habitación a otra, o incluso a la terraza. La pantalla es OLED, un material orgánico capaz de iluminar y apagar cada píxel de forma independiente. La compañía, al igual que Samsung, ha decidido entrar en la carrera por dominar el 8K, y ha anunciado una pantalla OLED 8K de 88 pulgadas, que ofrece una impresionante resolución de 7.680 x 4.320 píxeles. Es decir, multiplica por 16 al Full HD. El objetivo tanto de LG como de Samsung es tener la tecnología 8K lista para retransmitir los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020, fecha que se prevé clave para el despegue de esta tecnología.

LG también ha aprovechado el CES para presentar su propia plataforma de inteligencia artificial (DeepThinQ) y su propia marca para distinguir sus productos de inteligencia artificial, ThinQ, donde habrá frigoríficos, hornos, lavavajillas y sistemas de aire acondicionado. La firma anunció igualmente una gama de altavoces prémium con capacidades de inteligencia artificial y el asistente de voz Google Assistant.

Automoción

El CES Las Vegas lleva varios años haciéndole sombra al Salón del Automóvil de Detroit como la primera cita importante del año en el sector de la automoción. La coincidencia de fechas (en cuanto acaba el CES, empieza Detroit, el próximo 13 de enero), el fuerte impacto que la crisis económica tuvo en la ciudad del motor por excelencia y el gran desembarco de la tecnología en los vehículos ha motivado que muchas enseñas automovilísticas escojan este escaparate para sus novedades en EE UU en lugar del tradicional Salón.

Este año, el pistoletazo de salida lo ha dado el que quiere ser el rival chino de Tesla, la startup Byton. La automovilística, respaldada por inversores como Tencent y dirigida por exejecutivos de BMW, Apple, Tesla y Google, ha presentado su primer vehículo: un todocamino eléctrico y autónomo con el que pretende competir en precio (41.000 dólares) y prestaciones con el Model3 de Tesla. La compañía planea lanzarlo comercialmente a final de 2019, aunque no llegará a EE UU y Europa hasta 2020. El modelo mostrado en el CES, aún en fase prototipo, ofrece una autonomía de 402 kilómetros con una potencia de 272 caballos.

La primera automovilística mundial, Volkswagen, también confirmó su acuerdo con la startup Aurora para conducción autónoma, y explicó que su nuevo Volkswagen I.D. Buzz, su prototipo de vehículo autónomo, contará con reconocimiento facial y con la inteligencia artificial de Nvidia. 

Hyundai, que también anunció la semana pasada su acuerdo con Aurora para conducción autónoma para traer coches autoconducidos en 2021, presentará un nuevo vehículo eléctrico de pila de combustible. Y Kia presentará sus novedades en vehículo eléctrico y autónomo. Por su parte, Toyota presentará su nueva plataforma de conducción automatizada que amplía la detección a 200 metros en todas las direcciones alrededor del vehículo. Y se espera más anuncios de empresas como Ford o Nissan.

Salud y mucho más

El CES muestra siempre novedades muy pintorescas, y este año no ha sido una excepción. Así pueden verse el traje Teslasuit, que emite señales eléctricas sobre el cuerpo que imitan la sensación de dolor y presión para juegos de realidad virtual; una aplicación que permite tomar selfis en 3D desde el móvil para aplicaciones en el campo de la belleza o la cirugía estética, y la tecnología de DNA Nudge, que permite, a través de un análisis de saliva, determinar qué hábitos ha de cambiar el usuario para comer más sano. Se instala en los supermercados, se conecta con el móvil y da pautas a los consumidores para hacer sus compras en función de su ADN.

Por su parte, L’Oréal ha presentado el UV Sense, el primer sensor que funciona sin batería para medir la exposición individual a los rayos UV y evitar el melanoma. El pequeño dispositivo, diseñado para pegarse a la uña del pulgar, se conecta al móvil y puede guardar hasta tres meses de mediciones.

+ Información: cincodias.elpais.com