logotipo

NOTICIAS

Mazda está diseñando un nuevo motor de gasolina tan limpio y ecológico como un coche eléctrico

31 de enero de 2018

El órdago de Mazda está sobre la mesa. No solo se resisten a abandonar los motores de combustión interna, como van a hacer muchos de los gigantes de la industria automotriz en los próximos años (muchos países los irán prohibiendo en las próximos años), sino que los van a potenciar con una nueva generación de motores que quieren comparar en emisiones con los motores eléctricos actuales.

Una noticia que desde la compañía japonesa tendrán que corroborar con pruebas, ya que el mercado no se conformará con sólo buenas palabras. Mazda asegura que sus nuevos motores de gasolina serán tan limpios y ecológicos como los de montan los coches eléctricos, ese es el reto que lanzan. Las cifras comparan el futuro motor de Mazda con las emisiones de un vehículo eléctrico. Los cálculos de Mazda incluyen el dióxido de carbono emitido en la producción de la electricidad que alimenta el vehículo eléctrico. Para los vehículos con motor de combustión interna, calcula las emisiones procedentes de la extracción de petróleo y del refinado de gasolina.

El director ejecutivo en el desarrollo y fabricación de motores en Mazda, Mitsuo Hitomi, afirma que están desarrollando la tecnología necesaria para fabricar motores de gasolina con emisiones que se pueden comparar con las que tiene un coche eléctrico en la actualidad. La futura tecnología de motores se llamará Skyactiv-3.

La primera generación, llamada Skyactiv-G, debutó en 2011. La segunda generación, Skyactiv-X, llegará al mercado en 2019 con el Mazda3.

Después, el fabricante de automóviles dará prioridad al aumento de la eficiencia térmica de sus motores, dijo Mitsuo Hitomi. De esta forma se reduce la cantidad de energía de combustión perdida por el calor y se aumenta la cantidad de energía utilizada realmente para mover el coche.

Tecnología de motores Mazda SkyActiv-X

Después, sin confirmar lanzamiento, pondrían en el mercado su tercera generación de motores SKYACTIV, los que comparan en emisiones con los coches eléctricos. En emisiones no al circular, en emisiones en cuanto a todo el dióxido de carbono total emitido en la producción de la electricidad que usa un coche eléctrico comparadas con las emisiones calculadas en la extracción de petróleo y refinado de la gasolina que usan los motores de combustión interna. Seguramente sus cálculos se hacen sobre un escenario ideal o más beneficioso para los coches de combustión interna, pero no dan más detalles en este aspecto. Lo que tampoco cuentan o detallan son los costes de mantenimiento de un coche con motor de combustión interna comparado con un coche eléctrico.

Un vídeo de Mazda da una idea visual de su nueva tecnología de encendido por compresión controlada por chispa, que promete una mejor eficiencia en el consumo de combustible como el diesel, sin la penalización de emisiones.

Si Mazda puede aumentar la eficiencia térmica de su motor Skyactiv de tercera generación en un 27 % respecto a Skyactiv-X, la eficiencia térmica pasaría de un 27 % a un 56 %. A la par con un EV, dijo Hitomi.

Los cálculos de Mazda afirman que una vez que se mide toda la actividad, algunos vehículos eléctricos son más contaminantes que algunos coches con motor de combustión interna más eficientes, que consumen menos combustible y funcionan con gasolina.

Mazda afirma que si puede reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 25 %, los motores de gasolina de Mazda serían comparables a los EVs que obtienen su electricidad a través de la quema de gas natural licuado, dijo Hitomi.

Hitomi no ofreció pistas sobre cuando estará en el mercado su nueva tecnología de motores Skyactiv-3, pero dijo que le darían al motor de combustión interna una vida útil mucho más larga, cuando algunas marcas ya lo quieren enterrar.

Desde luego una apuesta arriesgada de Mazda que va contra corriente del mercado y de muchos países, de hecho, su apuesta por los coches eléctricos o híbridos nunca ha sido demasiado decidida. El futuro dirá si están apostando a caballo perdedor o ganador.

+ Información: ecoinventos.com