logotipo

NOTICIAS

Las redes eléctricas de Europa están infrautilizadas y pueden hacer frente al ‘boom’ de eléctricos

20 de abril de 2018

Las redes de distribución de electricidad en Europa se encuentran muy por debajo de su máximo potencial, según un nuevo estudio del Regulatory Assistant Project (RAP) realizado por Christos Kolokathis y Michael Hogan. Los hallazgos implican que la capacidad de la red no utilizada podría utilizarse para cargar vehículos eléctricos con poca o ninguna necesidad de capacidad adicional. Los precios inteligentes y las tecnologías de redes inteligentes serán las claves.

“Waste not, want not” o “no quiero residuos”, dice el viejo refrán. Airbnb y Uber han aprovechado ese principio -explotación de la capacidad no utilizada en casas y automóviles existentes- para construir negocios que, en menos de diez años, valen juntos más de 100.000 millones de dólares. Entonces, ¿por qué no aplicar el mismo principio a las redes eléctricas?

Mucha capacidad no utilizada está disponible en las redes existentes, capacidad que es especialmente adecuada para la carga de vehículos eléctricos. Una combinación de fijación de precios adecuada y tecnología inteligente podría ayudar a impulsar el mejor uso de los activos existentes, ayudando a minimizar los costes de la transición energética.

Movilidad eléctrica incierta

Las partes interesadas en el transporte y la energía y los responsables de la formulación de políticas han identificado la electrificación del transporte por carretera como una ruta clave para lograr la descarbonización de la movilidad. El efecto combinado de la disminución rápida de los costes de las baterías y del vehículo eléctrico y la mejora en su rendimiento los convierte en una opción prometedora.

Cambiar la carga de vehículos eléctricos a períodos en los que los recursos existentes están disponibles fácilmente mantendría el aumento de la inversión en infraestructura al mínimo. Sin embargo, las tasas de adopción de EV podrían estancarse si las necesidades de infraestructura se evalúan en función de las suposiciones del peor de los casos sobre los impactos en la demanda de electricidad.

Muchas variables tienen un factor en la ecuación EV. Los EV y las tecnologías relacionadas, como los cargadores, siguen mejorando; los coches eléctricos de pila de combustible competirán para jugar un papel; y nuevos desarrollos están remodelando el transporte por carretera, incluida una tendencia hacia el uso compartido de vehículos. Las inversiones necesarias para electrificar el transporte dependerán de cómo se desarrollen estas y otras tendencias.

La buena noticia es que los EV son una carga flexible que se puede cargar a cualquier hora cuando el vehículo no está en uso. Cambiar la carga de vehículos eléctricos a períodos en los que los recursos existentes estén fácilmente disponibles reduciría al mínimo la inversión incremental en infraestructura. Todos los consumidores, no solo aquellos con vehículos eléctricos, se beneficiarían al distribuir los costes de la infraestructura existente por más carga y minimizar nuevas inversiones arriesgadas.

Utilización de las redes existentes 

Según los autores, para la realización del estudio La ocultación del tesoro a la vista: el lanzamiento del transporte eléctrico con la red que ya tenemos, pusieron el foco en las redes de distribución y descubrieron que las redes existentes generalmente funcionan a un nivel muy inferior a su potencial.

Así, analizaron la “tasa de utilización de la red”, es decir, el rendimiento real como un porcentaje del rendimiento máximo posible durante un período determinado, para tres áreas en Europa: las redes Westnetz y Edis en Alemania, y la red de distribución de Francia. Los resultados son estimaciones porque, sorprendentemente, pocos operadores de sistemas de distribución (DSO) monitorean la tasa de utilización de sus redes. El análisis demuestra que hay disponible una amplia capacidad de red para absorber nuevas cargas, como EV.

El siguiente gráfico presenta los resultados de tres marcos de tiempo diferentes: la tasa de utilización anual, la tasa para el día de demanda máxima y la tasa para un día típico de verano. Los resultados sugieren que estos sistemas funcionan al 50-70% de su potencial. Para poner esto en perspectiva, todos los vehículos ligeros actuales podrían ser electrificados con poca o ninguna necesidad de capacidad de red adicional. Además, debido a que los autores emplearon la suposición conservadora de que la demanda pico en el sistema es igual a la capacidad máxima del sistema, las tasas aquí presentadas probablemente sobrestiman las tasas reales de utilización.

El análisis demuestra que hay una amplia capacidad de red disponible para absorber nuevas cargas, como los EV. Incluso en los días pico de demanda, aún se puede agregar una carga significativa fuera de las horas pico, que son de duración relativamente corta, como se muestra en los siguientes dos gráficos. Entonces, ¿cómo se puede aprovechar esto?

Tanto los precios como la tecnología son esenciales

Según los autores del informe. se necesitará una política para impulsar la explotación de esta capacidad de red existente para la electrificación del transporte, ya sea directamente por los propietarios de EV o habilitando nuevos modelos comerciales innovadores. Dos palancas de política igualmente críticas están disponibles.

El precio diferenciado por tiempo, basado en el uso (o dinámico) para la energía y la entrega es clave. Permite a los consumidores tomar medidas y ahorrar en sus facturas de electricidad, al tiempo que beneficia al sistema en su conjunto. Si bien la fijación de precios dinámicos para la energía ha atraído una mayor atención en los últimos años, la fijación dinámica de precios para las redes ha recibido poca atención. Por el contrario, las tendencias recientes son hacia cargos de red fijos basados en capacidad en varios países de Europa.

La otra clave es la implementación oportuna de la tecnología de red habilitadora. Los proyectos piloto de fijación dinámica de precios han demostrado que los beneficios de los precios inteligentes aumentan cuando se acompañan de tecnología inteligente, y viceversa. Los consumidores también mantienen nuevos comportamientos durante más tiempo cuando los controles automatizados están disponibles, ya sea a través de adoptadores individuales o agregadores de demanda. Los legisladores y los reguladores deberían considerar incentivos financieros y otras medidas para estimular la inversión en tecnologías inteligentes que ayuden a cumplir los objetivos de las políticas públicas, y deberían eliminar todas las barreras a la participación activa de los agregadores en todos los mercados.

Los reguladores y las autoridades relevantes no deben pasar por alto la educación del consumidor. Los programas educativos serán necesarios para garantizar que los consumidores estén al tanto y puedan aprovechar al máximo las oportunidades que brindan los precios inteligentes y la tecnología.

Monitoreo de la utilización de la red

Será difícil evaluar el potencial de estas medidas y medir su efectividad a menos que los operadores del sistema de distribución (DSO) y sus reguladores monitoreen mejor la utilización de la red. Se pueden encontrar ejemplos de mejores prácticas en mercados como Suecia, donde los reguladores han implementado un monitoreo regular junto con una regulación basada en los resultados. La regulación basada en los resultados es esencial para garantizar la rendición de cuentas, proporcionar incentivos apropiados e identificar los ajustes necesarios en los marcos regulatorios.

Aprovechar la capacidad existente no utilizada para integrar el nuevo transporte eléctrico al menor costo y menor riesgo para los consumidores es una obviedad, concluyen KoloKathis y Hogan en su estudio. Sin embargo, hacerlo requiere que los legisladores y los reguladores actúen ahora. El diseño de tarifas de red debería recompensar en lugar de castigar a los propietarios de vehículos eléctricos por el comportamiento de carga que beneficia la eficiencia general del sistema.

La adopción de modelos probados para la carga de redes dinámicas puede impulsar nuevos e innovadores modelos de negocios de servicios a la vez que garantiza una recuperación justa de los costos de la red. El apoyo normativo para el despliegue de la tecnología apropiada garantizará que las tarifas inteligentes generen beneficios máximos y sostenibles. Los formuladores de políticas tienen la oportunidad de establecer la mesa para las próximas historias exitosas de “economía compartida”.

+ Información: elperiodicodelaenergia.com