logotipo

NOTICIAS

Un robot aprende a montar sin ayuda una silla de IKEA

21 de abril de 2018

Unos científicos han desarrollado un robot que puede ensamblar de forma autónoma una silla de IKEA sin necesidad de interrupciones.

Diseñado en la Universidad Tecnológica Nanyang (NTU) de Singapur, el robot consta de una cámara 3D y dos brazos robóticos equipados con sistemas de agarre para recoger objetos. El equipo de robotistas codificó algoritmos usando tres bibliotecas diferentes de código abierto a fin de ayudar a capacitar al robot para llevar a cabo su tarea de montar una silla de IKEA.

Ensambló la silla Stefan de IKEA en 8 minutos y 55 segundos. Antes del ensamblaje, el robot dedicó 11 minutos y 21 segundos a planificar independientemente las vías de movimiento, y 3 segundos para localizar las piezas.

Pham Quang Cuong, Francisco Suárez-Ruiz y Zhou Xian creen que su robot podría tener un gran valor a la hora de llevar a cabo tareas específicas con precisión en sectores industriales donde los trabajos son muy variados y no resulta viable que para cada uno se utilice maquinaria especializada y la configuración de una cadena de ensamblaje tradicional.

Para un robot, montar una silla de IKEA con la precisión que ha logrado el de la NTU es un desafío más complejo de lo que parece. Ensamblar las piezas de la silla puede resultarnos intuitivo a los humanos e incluso muy fácil. Pero un robot carece de intuición humana, y debe descomponer la tarea en pasos distintos, como identificar dónde están las diferentes piezas de la silla, la fuerza requerida para agarrarlas, y asegurarse de que los brazos robóticos se muevan sin chocar entre sí. A través de un esfuerzo de ingeniería considerable, estos robotistas desarrollaron algoritmos que han capacitado al robot para realizar, él solo, todas las operaciones que requiere el montaje de la silla.

El robot (una combinación de dos brazos robóticos con cámara y componentes adicionales) trabajando en el montaje de una silla. (Foto: NTU Singapore)

Los creadores del robot están buscando integrar más inteligencia artificial en su diseño a fin de volver más autónomo al robot, hasta el punto de que sea capaz, por ejemplo, de aprender los diferentes pasos de ensamblaje de una silla a través de tan solo verlo hacer una vez a una persona experta o, más difícil aún, mediante la lectura del manual de instrucciones, e incluso, como la meta más ambiciosa, a partir tan solo de mirar una imagen del objeto ya montado.

+ Información: noticiasdelaciencia.com